¿Para qué un administrador?

Asegúrese que contrata a un Administrador de Fincas colegiado, eso le garantiza que contrata un profesional con la formación adecuada para el desempeño de sus funciones

y está sujeto a la disciplina de su colegio que ejerce su actividad disciplinaria cuando la actuación de sus profesionales se aparta de las normas profesionales o deontológicas.  Además  el Administrador de Fincas, a través de sus Colegios, tiene concertado un seguro de responsabilidad civil en la que pudiera haber incurrido por omisión o negligencia en su actuación.

Tener un administrador de fincas le ofrece la posibilidad de solucionar los problemas de su comunidad, liberarse de ellos o empezar a disfrutar del tiempo que antes dedicaba a la gestión.

Si bien es cierto en algunas comunidades pequeñas de baja complejidad comunitaria, puede llevar la gestión cualquier propietario dedicándole un poco de tiempo no es por casualidad que el uso de administrador es mayoritario en las comunidades que presentan cierta complejidad.

Las razones por las que una comunidad de propietarios,  decide dejar las tareas de administración y mantenimiento  en manos de un administrador de fincas: por seguridad jurídica, reparto equitativo de las cargas de trabajo entre propietarios, asesoramiento jurídico e incidentes relativos a la comunidad, mediación entre propietarios y sobre todo porque disminuye la tendencia a la inhibición en el cargo de presidente, el Administrador profesional cargará con las tareas más gravosas y puede proporcionar asesoramiento al presidente.

 
Contáctanos »